instagram.com/p/jWJphjOKiG/#soldo76
instagram.com/p/Z38mpTMT0p/#hanshyvs
instagram.com/p/mVXDpUxBju/#haangladius
instagram.com/p/jOrE1DD9yx/#ricardo_underwater instagram.com/p/lJK49AgvML/#reginaaraujo
instagram.com/p/nATAstyPEK/#ramongonzalez23
instagram.com/p/jSQ4UpuCSA/#dpanfilov

instagram:

Venturing into Venezuela’s Angel Falls

To view more photos and videos from Angel Falls explore the Angel Falls location page and browse the #angelfalls and #saltoangel hashtags.

Venezuela’s El Salto Ángel, or Angel Falls, is the tallest uninterrupted waterfall in the world. Towering over Canaima National Park at 979 meters (3212 feet), the waterfall is 19 times the height of Niagara Falls.

To access Angel Falls in the heart of Venezuela’s isolated jungle, visitors must have an adventurous spirit. After first flying to Puerto Ordaz or Ciudad Bolívar to reach the park, visitors are taken to the base of the falls by guides in dugout wooden canoes.

Though originally known as Kerepakupai Vená (“Waterfall of the Deepest Place”) in the indigenous language of the Pemon people, the falls came to be known by their current name in 1937 after American pilot Jimmie Angel’s plane crashed at the mouth of the falls.

"También esto pasará"

Por muy grande que sea lo que estás viviendo en este momento, tanto si es alegre o doloroso, no olvides que también esto pasará.


Según un antiguo cuento sufí, en algún país de Oriente Próximo vivía un rey que estaba constantemente oscilando de la felicidad al abatimiento.


Las cosas más minimas le molestaban mucho o le provocaban una intensa reacción, y su felicidad se transformaba rápidamente en decepción y desesperación.


Llegó un momento en que el rey por fin se hartó de sí mismo y de la vida, y empezó a buscar una salida. Hizo llamar a un sabio que vivía en su reino y que tenía fama de estar iluminado.


Cuando llegó el sabio, el rey le dijo: «Quiero ser como tú. ¿Puedes darme algo que aporte equilibrio, serenidad y sabiduría a mi vida? Te pagaré el precio que tú pidas».


El sabio dijo: «Tal vez podría ayudarte. Pero el precio es tan alto que todo tu reino no sería suficiente para pagarlo. Por lo tanto, será un regalo, si tú cumples». El rey dio su palabra, y el sabio se marchó.


Semanas después, regresó y le entregó al rey una caja ornamentada y tallada de jade. El rey abrió la caja y vio que dentro había un sencillo anillo de oro.
El anillo tenía grabad
as unas letras.

La inscripción decía «También esto pasará».

« ¿Qué significa esto?», preguntó el rey. El sabio le dijo: «Lleva siempre puesto este anillo. Pase lo que pase, antes de que digas si es bueno o malo, toca este anillo y lee la inscripción. De ese modo, siempre estarás en paz».

“También esto pasará”. ¿Qué tienen estas sencillas palabras que las hacen tan poderosas?

Las palabras grabadas en el anillo no te están diciendo que no goces de lo bueno de tu vida, ni pretenden simplemente aportar algún consuelo en tiempos de sufrimiento.

Tienen un propósito mas profundo: hacerte consciente de lo efímero de cada situación.

Las palabras “También esto pasará” son indicadores que señalan la realidad.

Al señalar la impermanencia de todas las formas, también señalan, en consecuencia, lo eterno.


Solo lo eterno que hay en ti puede reconocer que lo impermanente es impermanente.

Gracias a Luca, por la publicación. Namastê

ourblackproject:

Following the Civil War, black Americans, through employment as musicians playing European music in military bands, developed new musical styles such as ragtime and what would become known as jazz. In developing this latter musical form, African Americans contributed knowledge of the sophisticated polyrhythmic structure of the dance and folk music of peoples across western and sub-Saharan Africa. Together, these musical forms had a wide-ranging and profound influence over the development of music within the United States and around the world during the 20th century.

Remembering the influence of black artists in American music.

(via mead-moon)

dailyoliver:

Further proof of Oliver’s improved eye sight: he couldn’t pass this box filled with random stuff of mine without immediately noticing a tennis bell buried within.